Swindon Artist
Swindon Artist

Piano solitario busca músico comprensivo

10-piano-2

No era la primera vez que había echado un vistazo a la tienda de muebles de segunda mano. Al alcanzar la puerta lo vi de inmediato, un piano recto tradicional en medio de los sofás y los demás armarios usados. Desde niño me han fascinado los pianos, no sólo por su capacidad musical – tocadlo y os sentiréis tan poderoso como un orquesta – sino porque un piano también es un instrumento de artesanía. Tanto conocimiento y destreza manual se invirtieron en su construcción, me dio mucha pena cuando vi aquel piano, y pensar que hoy en día poca gente quiere ni comprar ni tocar un piano. Quizás la gente de Swindon no tiende donde  alojar un piano así, o más bien nadie tiene tiempo ni ganas de dedicarse a practicar escalas e interpretar partituras, con lo difíciles que son.

Hubo un tiempo, antes de que saliesen los primeros televisores, en el que la mayoría de los hogares británicos tenía un piano en su salón. Era objeto de estatus, un mueble familiar, y fuente de divertimento para toda la familia. Este piano al que me refiero se había hecho en Inglaterra, y se vendía al precio rebajado de 50 libras esterlinas.

Tal y como ciertos instrumentos musicales pierden su valor a veces, también las obras de arte pueden pasar de moda y perder su popularidad. Aun así, me gustaría pensar que cuanto más avanzemos  en la era digital, más apreciaremos las cosas hechas a mano, tanto por su capacidad de enriquecer nuestra vida como por la destreza de sus creadores.